You probably do not come from: Mexico. If necessary, change to: United States
  1. Agua y saneamiento
  2. Control de válvulas en una planta de lavado por contracorriente
  3. Informe de aplicación

Una visión clara para un agua clara

En Australia, el sensor para válvulas MVQ garantiza el proceso de lavado por contracorriente en una planta de tratamiento de agua.

Lower Murray Water es una empresa regional de distribución de agua con sede en Mildura, en el estado australiano de Victoria. Para abastecer de forma fiable a unos 80000 clientes en un área de aproximadamente 14600 kilómetros cuadrados, la empresa trata el agua bruta del río Murray en nueve de sus plantas para convertirla en agua potable.

En el curso del tratamiento que produce agua potable, el agua bruta pasa por varias estaciones, incluida la de filtración. Durante este proceso, se filtran las partículas en suspensión más pequeñas que no se hayan eliminado todavía del agua por medio de la floculación, la precipitación o la sedimentación. Dado que los filtros se van obstruyendo a medida que se depositan más partículas, es necesaria una limpieza periódica mediante un método de lavado por contracorriente. Únicamente de esta forma se podrá mantener la funcionalidad y el flujo del agua. «Esto se hace deteniendo el proceso de filtración, y haciendo pasar el agua ya filtrada con mayor caudal y en sentido contrario a través de los filtros para que las partículas asentadas se desprendan», explica Mark Blows, jefe del equipo de mantenimiento eléctrico de Lower Murray Water.

Para garantizar que el proceso de lavado por contracorriente sea autónomo y que no entre agua contaminada en el agua potable ya tratada, es importante que las válvulas implicadas se abran y cierren de forma fiable.«Hasta ahora, la seguridad de este proceso nos la proporcionaban los interruptores de fin de carrera; que nos permitían saber si la válvula estaba abierta o cerrada». En el momento de instalar un nuevo sistema de lavado por contracorriente en la planta de tratamiento de agua de Mildura, Lower Murray Water decidió apostar por el sensor para válvulas MVQ101 de ifm en lugar de los interruptores de fin de carrera.

Identificación de lo que ocurre en la válvula

El sensor inteligente para válvulas MVQ101 es un sensor de posición para accionadores de 1/4 de vuelta que proporciona una visión transparente de lo que ocurre en la válvula.Pues el MVQ no solo transmite el alcance de las posiciones finales a través de IO-Link. Gracias a una detección continua de la posición, el usuario siempre tiene a la vista la posición actual y exacta de la válvula, así como los tiempos de apertura y cierre.La ralentización de los movimientos, por ejemplo, indica la presencia de depósitos en la válvula o en la tubería. El sensor detecta las obstrucciones o depósitos que impiden el cierre completo de la válvula a partir de una apertura de 0,1 grados y emite el aviso correspondiente. Y esto puede hacerse de forma inequívoca en el propio equipo a través de las salidas de conmutación y de IO-Link, así como gracias al LED de estado, que es perfectamente visible desde cualquier parte.

«Especialmente en los sistemas de conducción de agua, hasta el más mínimo hueco en la válvula que no pueda ser detectado de forma fiable por los interruptores de fin de carrera convencionales puede ser suficiente para impedir una separación eficaz del agua potable del agua bruta», dice Mark Blows.«Con el MVQ, podemos asegurar el cierre totalmente hermético de las válvulas antes de cada proceso de lavado. Las otras opciones de diagnóstico, como el tiempo de movimiento real de la válvula, nos ayudan a mantener nuestros sistemas en función de su demanda. Por un lado, se evitan tiempos de inactividad innecesarios y, por otro, se minimiza el riesgo de poner en peligro la calidad del agua potable por fugas no detectadas».

Resistencia probada bajo el sol australiano

Una ventaja más: el MVQ no requiere apenas mantenimiento y es sumamente resistente. «Antes, la información sobre la posición de la válvula la proporcionaban sensores con interruptores mecánicos. Pero las numerosas piezas móviles eran una fuente potencial de errores que podía causar la parada del sistema. Gracias al MVQ, podemos reducir la cantidad de piezas móviles y, además, trabajar de forma digital, lo que reduce significativamente el riesgo de parada de la planta como consecuencia de un fallo». También hay que señalar que Lower Murray utiliza el sensor inteligente para válvulas al aire libre y, por lo tanto, prácticamente desprotegido del clima australiano. «Hasta ahora, los MVQ que hemos instalado no se han visto afectados por el polvo y la lluvia, ni tampoco por la luz solar directa y las temperaturas que oscilan entre menos dos y más 45 grados centígrados».

Gracias a IO-Link, la instalación y sustitución de un MVQ es realmente sencilla. Además, el MVQ resiste incluso la acción directa del clima australiano.

Además de las ventajas de obtener información y seguridad en el proceso, Lower Murray Water también aprecia la rapidez del desarrollo de la instalación. «Gracias a IO-Link es realmente fácil instalar el sensor en la válvula, al igual que su puesta en marcha y la conexión al sistema de control». La tecnología de comunicación digital IO-Link permite conectar hasta ocho MVQ a un único maestro IO-Link, el cual se encarga de enviar los datos agrupados tanto al nivel informático como al sistema de control. En caso de sustitución, la conexión al maestro también reduce el tiempo de implementación, ya que los parámetros se almacenan en el maestro y se escriben automáticamente en el nuevo equipo tras el cambio de sensor. De este modo, en el caso de Lower Murray Water, se garantiza en todo momento una supervisión fiable y sin fisuras del proceso de lavado por contracorriente.

Conclusión

Gracias al uso del MVQ101, Lower Murray Water mantiene una visión transparente y continua del estado de las válvulas durante el proceso de lavado por contracorriente en la planta de tratamiento de agua de Mildura. La transmisión digital de la posición de la válvula y del tiempo de apertura y cierre a través de IO-Link, así como la señalización tanto digital como visual in situ en caso de obstrucciones, garantizan la calidad del agua potable y permiten a la empresa identificar las necesidades de mantenimiento en una fase temprana, de modo que pueda realizar los trabajos necesarios en el momento oportuno.