You probably do not come from: Chile.  If necessary, change to: United States
  1. Inicio
  2. Sensor de conductividad LDL
  3. Aplicaciones

Sensores LDL: aplicaciones

CIP (Clean in Place)

Para seguir siendo competitivos, es importante minimizar las paradas de producción sin que esto perjudique la seguridad y la calidad del producto. Supervise la concentración del detergente y compruebe que los conductos han sido enjuagados eliminando por completo los restos de productos químicos.

Separación de fases y verificación de productos

Independientemente de la turbiedad de un fluido, la conductividad también puede utilizarse en aplicaciones en las que no funcione un sensor de turbiedad. La conductividad puede detectar la separación de fases entre el agua de enjuague, las soluciones CIP cáusticas o ácidas y el producto. Solo se requiere que exista una diferencia medible en la conductividad del fluido.

(1. leche, 2. enjuague, 3. solución cáustica, 4. solución ácida)

La conductividad de los fluidos en los sistemas CIP es reproducible.

Supervisión de fugas

En un intercambiador de calor se emplea un fluido para calentar o enfriar otro fluido. Un sensor de conductividad (montado en la salida o en el depósito de agua caliente del condensador) constituye una forma sencilla de detectar fugas.

Además, asegura que no se han mezclado los fluidos y aumenta la eficiencia y la calidad del proceso de calentamiento/refrigeración.

Calidad del agua

El agua no depurada de lagos, ríos o sistemas de suministro hídrico puede contener contaminantes que causen sedimentación y corrosión en la maquinaria y equipos industriales, en particular, en intercambiadores de calor, torres de refrigeración y depósitos de agua caliente. Dado que la conductividad es una medida de la concentración total de iones, es ideal para supervisar la desmineralización. Asegúrese de que la calidad del agua sea la correcta antes de comenzar el proceso. Analice si es posible reutilizar el agua en otra parte de la planta o del proceso. Puede reducir el consumo total de agua siempre que el agua del último enjuague pueda ser reutilizada para el preenjuague del siguiente ciclo de limpieza.

Salinidad

La concentración de sal (NaCl) en el agua se puede supervisar fácilmente mediante la conductividad. Tan solo 5 granos de sal causan una diferencia medible en la conductividad.

En las plantas de desalinización de agua potable es posible supervisar los residuos iónicos. También se puede controlar la concentración de agua salada para mejorar la potencia refrigerante del agua (reduciendo el punto de congelación) y garantizar la alta calidad de las soluciones salinas en la industria alimentaria.